La cerámica EM es fabricada con una arcilla especial compuesta por microorganismos efectivos y fermentada. Elaborada a altas temperaturas, la información de estos microorganismos queda fija dentro de las cerámicas, pero sus radiaciones son capaces de traspasar e influir de una manera muy positiva sobre todo lo que les rodea.